miércoles, 20 de marzo de 2013

Capitulo 14: Get It


Capitulo 14: Get It

Cuando llegamos a la casa lo primero que hice fue encender la estufa, porque aquello era un congelador. Cogí las cosas de Taemin y mientras él sacaba las mantas del armario, yo guardé nuestras cosas. Me quité la bufanda y los guantes, dejándome el gorro, los dejé sobre la cama y bajé de nuevo. Taemin estaba en la cocina preparando algo para cenar.
-Yo no tengo mucha hambre. No me apetece cenar.
-¿Te apetece aunque sea un poco de sopa? Para entrar en calor.
-¿Eso va con segundas?- pregunté curvando la comisura derecha.
-Eso depende de ti- puso la sopa en los dos cuencos y los metió en el microondas para calentarla.
-Y sigues. Luego no te arrepientas.
Fui hacia el sofá y me senté extendiendo la manta sobre mis piernas y encendiendo la televisión. A los pocos minutos vino Taemin con la sopa y se sentó a mi lado cogiendo la otra manta. Nos tomamos la sopa con tranquilidad mientras veíamos programas de variedades. Cuando terminamos cogí los cuencos y fui a la cocina a limpiarlos. Los dejé de nuevo en el armario y unos brazos me sujetaron por detrás. Notaba su respiración en mi cuello y tuve que encogerlo. Sin parar de reírme intenté darme la vuelta, pero Taemin se acercó más a mí y me aprisionó entre él y la encimera. Sin decir palabra me mordió suavemente el lóbulo de la oreja y mi cuerpo comenzó a reaccionar. Continuó con los besos por mi cuello, sin prisa, hasta que me dio la vuelta y me cogió en brazos. Rodeé su cintura con mis piernas y nos besamos con ansiedad, como si necesitásemos el oxígeno del otro para vivir. Dio media vuelta y me sentó en la otra encimera.
-¡Está helada!- me quejé sin dejar de acariciar su espalda.
-Pronto dejará de estarla.
Metió las manos bajo el suéter sin dejar de besarme el cuello mientras yo enredaba mis dedos en su pelo cada vez más excitada. Cuando me di cuenta me había desabrochado el sujetador sin quitarme el suéter y comenzó a masajearme los pechos con una mano mientras con la otra atraía mis labios hacia los suyos. Muy a mi pesar lo aparté de mí, bajé de la encimera y lo estampé contra la nevera.
-Ahora me toca a mí- dije mientras estampaba mis labios con los suyos.
Me quité el sujetador que me molestaba, pero dejé el suéter. Acerqué más mi cuerpo al suyo y mordí el lóbulo de su oreja. Su cuerpo se convulsionó levemente cuando mi boca le rozó. Sabía que era tu punto débil, pensé. Metí una de mis manos bajo su camiseta y le acaricié suavemente mientras volvía a besarle en los labios, esta vez con dulzura. Lo separé de la nevera lentamente y le guié hasta el sofá donde le hice sentarse despacio. Me senté sobre él y le quité la camiseta con tranquilidad. La ansiedad seguía ahí, pero quería disfrutar de este momento juntos, ya que teníamos pocos. Acaricié su pecho sin apartar la mirada de sus penetrantes ojos. Tracé cada línea, cada músculo, seguí cada vena sin importarme cuanto tiempo pasásemos así. Sonreí y le besé nuestras lenguas bailaron mientras nuestras manos se entrelazaban. Con la mano izquierda me empujó suavemente hasta tumbarme sobre la alfombra y se acomodó sobre mí mientras me quitaba el suéter y desabrochaba mis pantalones. Cuando me los quitó junto con mis braguitas, rodé y volví a ponerme sobre él.
-Aún no he terminado contigo- sonreí pícara, provocando su risa también.
Acaricié su rostro y comencé a besarle de nuevo un poco más impaciente. Bajé por su cuello y me detuve en sus pezones un buen rato. Le provoqué más de un gemido y eso hacía que me excitase más. Al poco rato volvimos a rodar y se puso sobre mí.
-Mi turno.
Paseó su lengua por mi oreja, besó mi cuello y fue a parar también a mis pezones. Arqueé mi cuerpo y enredé mis dedos en su pelo. Los mordió, los lamió, los masajeó, hizo lo que quiso conmigo durante un rato. Cuando terminó me incorporé y le quité los pantalones y los bóxers.
-¿Quieres ir a la habitación?- me preguntó con la voz entrecortada.
-Ni lo sueñes- susurré mientras le volvía a besar.
Volví a tumbarme sobre la alfombra y sin poder resistirnos por más tiempo me penetró. Al principio con dulzura, pero nuestros cuerpos pedían más. Acompasaba sus movimientos con mis caderas, acariciaba ansiosa su espalda. Pese a estar en invierno ambos estábamos empapados de sudor. Habrá que lavar la alfombra después de esto… Ambos llegamos al clímax casi al mismo tiempo. Salió de mi cuerpo y me tumbé sobre él. Apoyé la cabeza en su pecho y cerré los ojos concentrándome en los latidos de su corazón.

                                                                       ~*~

Acaricié su espalda con una mano, provocando que se le pusiese la piel de gallina, y aspiré el aroma de su cabello.
-Apenas queda una semana para que me vaya…-susurró sin apartar la mirada de la estufa.
Suspiré y le alcé el rostro para que me mirase. Se cubrió vergonzosa los pechos y se sonrojó. Yo me reí y le dije que ya la había visto varias veces desnuda y que yo también lo estaba.
-No importa que te vayas. Lo bueno es que estos días los vamos a disfrutar mucho. Nosotros apenas tenemos trabajo- le acaricié el pelo y volvió a acomodarse en mi pecho- Te quiero.

¿Qué es ese ruido? La luz ya entraba por la ventana. Nos habíamos quedado dormidos sobre la alfombra completamente desnudos, aunque Hye Hoon tuvo la gentileza de taparnos con las mantas. Volví a escuchar el mismo sonido. Parecían llaves. Asustado miré la hora y vi que eran casi las 12 del mediodía. Desperté rápido a Hye Hoon y le dije que los chicos estaban aquí. Nos levantamos tan rápido como pudimos y con las mantas subimos las escaleras justo en el momento en que la puerta se abrió.
-¡Holaaaaaa!- gritó Jonghyun.
-¡Taemin-ha!
-¡Hyung!
¿Kai? ¿Qué hace él aquí? Nos metimos en mi habitación y nos vestimos rápido. Nos vino justo porque cuando salimos de la habitación Jonghyun subía las escaleras con Onew para dejar sus cosas.
-Ah, estáis ahí. Parece que os acabáis de despertar.
-Bueno, sí.
Dejaron las cosas y bajemos con ellos. Sentado en un taburete estaba Kai jugando con la PSP. Cuando nos escuchó bajar levantó la cabeza y nos saludó.
-¡Taemin hyung!- chocamos las manos y se quedó mirando a Hye Hoon. Ella me miró sin saber qué hacer- ¿Esta es tu novia? Es muy linda. Hola, soy Jong In.
-Sé quién eres- dijo sonriendo y estrechándole la mano- Yo soy Hye Hoon.
-También sé quién eres- contestó sonriendo también.
-Me lo figuraba.
Fuimos a sentarnos al sofá para poder hablar más cómodos. El primero en contar cómo fue su fin de año fue Onew. Estuvieron sus padres y él, una cena tranquila y divertida según él. Jonghyun por su parte estuvo con sus padres, su hermana y su novia. Dice que el ambiente estuvo un poco tenso porque su padre y su hermana se habían peleado, pero todo se calmó al final y pasaron una noche agradable. Kai por su parte pasó el fin de año con los chicos de EXO. Dijo que echó de menos a su familia ese día, pero que igualmente lo pasó genial.
-Oye, no te has puesto nerviosa al hablar con Kai- le susurré a Hye Hoon.
-Es que estar rodeada de chicos guapos y famosos me ha inmunizado. Ahora ya no sentiré vergüenza ante nadie.
-Estoy por llamar otra vez a Ji Yong hyung para probar eso.
-Ni se te ocurra. Creo que no podría ni hablar.
Ambos estallamos en carcajadas y todos nos miraron. Hye Hoon se encogió de hombros y me miró. Hice lo mismo que ella y volvimos a reírnos.
Una par de horas más tarde llegaron Minho y Yong Soo. A ellos no les pedimos que nos contaran su noche porque todos nos la figurábamos.
-Estoy seco- dijo Kai.- Voy a por un poco de agua. Se levantó y se dirigió a la cocina. Se quedó parado mirando al suelo y se agachó para coger algo. Antes de que pudiera verlo me miró y comenzó a reírse- Oye, Taemin, cuando vayáis a hacer cosas… guarrillas- dijo enseñando el sujetador de Hye Hoon, que se tapó la cara avergonzada- Podríais ser más cuidadosos con vuestra ropa.

                                                                       ~*~

Estaba siendo el momento más horroroso de mi vida. Jamás me había sentido tan avergonzada. Por suerte alguien tocó al timbre y dejaron de prestarnos atención. Taemin se levantó y fue a abrir la puerta.
-¡Oppa!
Una chiquilla de unos 16 años saltó sobre Taemin y estampó sus labios sobre los suyos. ¡¿Pero qué se ha creído esa?!



Licencia de Creative Commons
Say you don't love me is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional License.